Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Volcanes en el Sistema Solar
Alberto González Fairén

El Sistema Solar ha tenido volcanes activos sobre todas sus superficies planetarias terrestres y durante toda su historia.
l vulcanismo se puede definir como “cualquiera de los procesos y fenómenos asociados con el ascenso desde el interior de la Tierra y la descarga en superficie de roca fundida, fragmentos piroclásticos y agua caliente o vaporizada”. Si seguimos esta definición, los cuatro planetas terrestres del Sistema Solar tienen y/o han tenido procesos de vulcanismo activo sobre sus superficies en la actualidad o en algún momento en el pasado.

El caso de Mercurio fue discutido durante mucho tiempo. Las primeras imágenes orbitales del planeta tomadas por la misión Mariner 10 entre 1974 y 1975 mostraron áreas de planicies suaves en muchas partes de Mercurio, y en principio se especuló que podrían ser similares a las planicies basálticas de la Luna. Sin embargo, al contrario que las lunares, las planicies de Mercurio eran más claras que el paisaje circundante. Además, los astronautas del Apolo 16 acababan de descubrir que las planicies más claras de la Luna estaban compuestas en realidad por materiales resultantes de impactos meteoríticos, no volcánicos.

El dilema se resolvió en julio de 2008, gracias al análisis de los datos de una nueva sonda, Messenger. Las imágenes de Messenger mostraron que las formaciones presumiblemente volcánicas tenían tonos anaranjados. Además, en la cuenca de impacto Caloris, la más joven de Mercurio, se podían apreciar pequeños cráteres que habían sido rellenados con nuevos materiales, que claramente eran flujos de lava. Finalmente, se consiguieron imágenes de grandes volcanes en escudo, prueba definitiva de que Mercurio ha tenido volcanes activos sobre su superficie.

En Venus, las primeras evidencias de actividad volcánica las obtuvo la sonda Magallanes en la década de 1990: los edificios volcánicos no eran raros en la superficie venusina. En el año 2000, la sonda Venus Express consiguió medir esta actividad volcánica, distinguiendo entre flujos de lava frescos y modificados, lo que permitió elaborar una primera estimación de la edad de la actividad volcánica en Venus. Sin embargo, no estaba claro si Venus es aún hoy un mundo volcánicamente activo.

En enero de 2020, el equipo de Justin Filiberto, del Lunar and Planetary Institute en Houston, consiguió la primera datación de materiales volcánicos en Venus. Para sus experimentos, analizaron la tasa de reacción del olivino, un mineral abundante en el basalto, al ser expuesto a condiciones similares a las de la atmósfera hiperácida de Venus. Descubrieron que el olivino se cubría rápidamente con una capa de minerales oxidados, principalmente magnetita y hematita. El dato fundamental fue comprobar que la señal infrarroja que produce el olivino, y que se puede medir en los datos de Mars Express, desaparece en tan solo unas pocas semanas escondida bajo capas de hematita. Cuando el equipo de Filiberto detectó flujos de lava sin señal de olivino porque estaba tapado por hematita, demostraron que esos flujos de lava no podían tener más que algunos años. Por lo tanto, Venus es volcánicamente activo en la actualidad.

El caso de la Tierra es sobradamente conocido. Tenemos volcanes activos, dormidos y extintos, volcanes compuestos y en escudo, y localizados por toda la superficie terrestre, incluyendo en el suelo del océano y bajo capas de hielo polares. Casi 2000 volcanes se consideran activos hoy en día en la Tierra, la mayoría de ellos en el “anillo de fuego” alrededor del Océano Pacífico (Figura 1). Y esta intensa actividad volcánica se puede rastrear hacia atrás en el tiempo por miles de millones de años.
El anillo o cinturón de fuego
Figura 1: El anillo o cinturón de fuego, hogar del 75%
de los volcanes activos de la Tierra. Click para ampliar!
En septiembre de 2007, un grupo liderado por Lee Kump, de Penn State, publicó sus estudios sobre vulcanismo y oxígeno atmosférico hace más de 2500 millones de años. Es conocido que, en ese tiempo, no había oxígeno en la atmósfera terrestre; y, sin embargo, biomarcadores presentes en rocas de más de 2700 millones de años verifican la presencia de bacterias produciendo oxígeno a niveles similares a los actuales. El equipo de Kump analizó el destino de ese oxígeno, que no se acumulaba en la atmósfera, y descubrió que eran los volcanes submarinos, que producían una mezcla de gases y lavas reducidos, los que eliminaban el oxígeno de la atmósfera, secuestrándolo en minerales oxidados. Pocos cientos de millones de años más tarde, con la aparición de los primeros continentes, el vulcanismo terrestre pasó de estar dominado por volcanes submarinos a estar dominado por volcanes en superficie. Como los materiales expulsados por los volcanes en superficie son menos eficientes en secuestrar el oxígeno bacteriano, en ese momento sí pudo empezar a acumularse el oxígeno en la atmósfera.

Nuestra Luna también ha tenido una intensa actividad volcánica en el pasado. El vulcanismo lunar ha estado dominado por la producción de basalto en forma de flujos de lava que cubrieron la superficie a partir de fisuras en la corteza, y que llegaron a extenderse por grandes áreas que hoy conocemos como los “maria” lunares. La Luna también tiene algunos pequeños conos volcánicos, pero son de escasa entidad y tienen una extensión limitada. El vulcanismo lunar experimentó su máximo de actividad hace entre 3000 y 4000 millones de años, aunque los maria más recientes tienen poco más de 1000 millones de años.

Finalmente, Marte también es famoso por sus grandes edificios volcánicos: los enormes volcanes en escudo de Tharsis y Elysium son los más masivos del Sistema Solar (Figura 2). Son tan grandes porque Marte no tuvo tectónica de placas como la terrestre, y por lo tanto la extrusión de lava permaneció en los mismos puntos durante largo tiempo. Estos grandes volcanes estuvieron activos durante los primeros 1000 a 2000 millones de años de la historia marciana. Y recientemente se han descubierto otros grandes volcanes marcianos: en octubre de 2013, el equipo de Joseph Michalski, entonces en el Museo de Historia Natural de Londres, propuso que algunos de los grandes cráteres de la región de Arabia Terra, clasificados como cráteres de impacto, serían en realidad grandes calderas volcánicas similares al supervolcán que existe hoy en día en el Parque de Yellowstone. De verificarse esta hipótesis, el clima de Marte podría haber sido mucho más benigno que el actual, ya que habría tenido muchos más puntos de aporte de gases a la atmósfera y durante periodos prolongados.

Pero estos gigantes no deben eclipsar otros volcanes marcianos. En febrero de este año, el grupo de Jacob Richardson, de NASA, catalogó más de 1100 edificios volcánicos pequeños escondidos en la región de Tharsis, la mayoría de ellos con forma elíptica, no circular. Casi todos tienen menos de 100 metros de altura, y sus edades oscilan entre 3000 millones de años y solo unos pocos millones de años de antigüedad, sugiriendo la presencia de magmas activos en Marte hace menos de 500 millones de años. ¿Podría ser Marte un mundo volcánicamente activo, siquiera residualmente, en la actualidad?
Los volcanes de Tharsis
Figura 2: Los volcanes de Tharsis. Click para ampliar!
 
 
Madrid, España, 06 de Marzo de 2021.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog