Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
     
Mensaje Sitio Oficial Carl Sagan
 
¿Volcanes en Titán?
Jesús Salvador Giner
La sonda ‘Cassini’, en órbita en torno al sistema de Saturno, ha podido efectuar una serie de fotografías extraordinarias que sugieren, con más certezas que dudas, la existencia de actividad volcánica en Titán, la mayor de las lunas del planeta anillado. Si hay volcanes en Titán, ello supone un importante calor interno; como consecuencia, la vida podría tener más opciones de las esperadas de aparecer allí, a 1.400 millones de kilómetros del Sol.
l 26 de octubre de 2004 la sonda Cassini realizó el primer acercamiento cercano a Titán desde los inicios de su misión, y en el transcurso del mismo obtuvo una considerable cantidad de datos de todo tipo y fotografías muy precisas. Un puñado de ellas ha levantado cierto revuelo porque muestran lo que parece ser un volcán en Titán de dimensiones más que respetables.

¿Hay en verdad algún tipo de actividad volcánica allí?

Ante todo es necesario aclarar que el posible vulcanismo de Titán no es del tipo convencional al que estamos habituados en la Tierra. En nuestro planeta el vulcanismo ígneo en sentido estricto se caracteriza por la emisión de material rico en silicatos a la superficie de la Tierra, a temperaturas que oscilan entre los 650 y 1.200 ºC. Esta emisión de material caliente produce la aparición de ciertas formaciones volcánicas muy típicas (conos de cenizas, volcanes en escudo o estratovolcanes, etc.). En cambio, cuando se trata de cuerpos situados muy lejos del Sol se denomina criovulcanismo a la emisión de material de su interior hacia la superficie. Como generalmente el cuerpo en cuestión tiene una superficie muy fría y carece de atmósfera o es muy tenue, los materiales emitidos (habitualmente metano, dióxido de carbono, hidrógeno y agua; CH4, CO2, H2 y H2O, respectivamente) se congelan muy rápidamente y generan mantos extensos parecidos a las coladas de lava producidas en los procesos volcánicos convencionales. Tal vez el material situado aún bajo la superficie, que también pugna por salir al exterior, es el responsable de las amplias extensiones que alcanzan las estructuras del criovulcanismo.

Aunque Titán presenta una atmósfera muy densa, al situarse tan lejos del Sol y ser tan pequeño, el calor que recibe de aquel y su propio calor interno son insuficientes para calentar la superficie más allá de los 180 grados negativos. Las fotografías obtenidas en octubre de 2004 sugieren una posible estructura volcánica en este satélite (figura 1), pero hay que ser cautos y considerar también otras posibilidades. Nada hace suponer que Titán no está en condiciones de albergar volcanes de cierta entidad aunque, ahora bien, quizá no sean suficientes unas pocas imágenes de escasa resolución para confirmarlo definitivamente.
¿Volcanes en Titán?
Figura 1: mosaico de Titán en colores falsos, realizado con datos espectroscópicos en el visual e infrarrojo, el 26 de octubre de 2004. El recuadro muestra lo que los científicos interpretan como un volcán de hielo. Los colores del mosaico global de Titán corresponden a la atmósfera (en rojo) y a detalles superficiales (verde y azul), que no son visibles por el ojo humano. La resolución del mosaico es de 25 kilómetros y la del recuadro de
tan sólo 2 kilómetros.
Las imágenes, obtenidas en el infrarrojo, muestran una estructura circular de casi 30 kilómetros de diámetro. Su naturaleza no es coincidente con ningún otro rasgo superficial de Titán, ni siquiera con cualquier otro visto en las demás lunas heladas del sistema de Saturno. La fotografía de mayor resolución (figura 2) cubre un área de 150 kilómetros cuadrados; la destacada estructura circular recuerda intensamente a algunos volcanes de la Tierra y Venus, en los cuales se observan distintas capas de materiales superponiéndose unas sobre otras como consecuencia de diferentes episodios eruptivos.

Lo que quizá estamos contemplando al analizar estas fotografías de la Cassini es posiblemente una caldera volcánica que progresivamente va emitiendo metano fundido y agua a la superficie de la luna, combinados ambos con otros hidrocarburos. El calor interno residual de Titán puede ser el responsable de que estos materiales se eleven y alcancen la superficie, vaporizándose más tarde o formando los amplios mantos de esa sustancia brillante a los ojos de la cámara infrarroja de la Cassini.
¿Volcanes en Titán?
Figura 2: el posible volcán de Titán visto a través de imágenes infrarrojas obtenidas por la sonda Cassini el 26 de octubre de 2004, con una resolución de entre 1,8 y 2,8 kilómetros.
Los científicos que trabajan con esta cámara aceptan como cierta la evidencia del volcán en Titán: "Todos pensábamos que los volcanes deberían existir en Titán, y ahora hemos encontrado la prueba más convincente hasta la fecha.", comenta entusiastamente Bonnie Buratti, miembro del equipo infrarrojo de la Cassini. De confirmarse, es una noticia trascendental por muchos motivos.

El más importante es porque en caso de existir bastantes formaciones como ésta en la fría superficie de Titán, tendríamos una explicación sencilla y muy satisfactoria sobre el origen del metano atmosférico del satélite.

Anteriormente a la llegada del par de sondas Cassini-Huygens al sistema de Saturno, la mayoría de los científicos suponía que el metano detectado en la atmósfera de Titán era debido a la existencia de un gran océano global de hidrocarburos, que la proveía del metano medido de la misma manera que nuestros océanos ceden parte del agua a la atmósfera terrestre, convirtiéndose después en vapor de agua.

Las imágenes que proporcionó la sonda Huygens cuando penetró entre la densa bruma de Titán y las posteriores obtenidas por la Cassini han puesto de manifiesto que no hay océano global, aunque sí pueda haber lagos aislados y zonas cubiertas por hidrocarburos permanentemente. Sin embargo, el criovulcanismo permite que el metano sea expulsado en ciertas condiciones cada cierto tiempo; dado que no se ha descubierto el océano global pronosticado y que el metano tampoco es consecuencia de la actividad biológica (cómo sucede básicamente en nuestra Tierra), la única alternativa que a priori permite compensar la pérdida de metano y reponerlo constantemente es la actividad volcánica (figura 3).
¿Volcanes en Titán?
Figura 3: una serie de imágenes infrarrojas de la misma zona (posiblemente de naturaleza volcánica) en Titán, vista a diferentes longitudes de onda. El último de los paneles es una toma en color, que muestra las diferencias de composición de los terrenos fotografiados.
Asimismo, los canales oscuros observados durante la penetración de la sonda Huygens a mediados de enero de este año pueden ahora interpretarse como el resultado de la erosión del metano líquido precipitándose tras una erupción volcánica.

Pero, como es habitual -y muy saludable- en Ciencia, no todo el mundo está de acuerdo. ¿Hay por qué ceñirse únicamente a la posibilidad de actividad volcánica o existen alternativas que puedan revelar qué es lo que estamos viendo en realidad? Como es difícil llegar a conclusiones definitivas con sólo unas pocas fotografías, hay quien ha pensado que quizá se trataba de formaciones nubosas exóticas. Sin embargo, la formación se halla fija y no muestra ninguna variación con el tiempo; además su composición es muy específica y no cuadra con ningún fenómeno atmosférico conocido (nubes por ejemplo).

Otros, por su parte, sugieren que vemos una acumulación de partículas sólidas transportadas por los fuertes vientos, de forma similar a las dunas que se producen en los desiertos terrestres. No obstante, la forma de la estructura y los patrones de viento en Titán no parecen ser capaces de formar dunas con estas características tan particulares.
¿Volcanes en Titán?
Figura 4: esquema geológico de la región fotografiada en luz infrarroja por la sonda Cassini en octubre de 2004 y que sugiere la presencia de un volcán en Titán. La forma circular central es en sí misma la estructura (aparentemente) volcánica, con varias series de flujos a su alrededor (trazos negros), que implicarían diferentes etapas de actividad volcánica. Los colores de las restantes formas muestran variaciones en el brillo de las formas estudiadas; amarillo y verde para zonas brillantes, azul para materiales oscuros y el rojo terrenos moteados.
Sea como fuere, el 22 de agosto próximo la Cassini efectuará un sobrevuelo de la misma zona donde se halla este (aún hipotético) volcán de Titán; será entonces cuando resulte factible analizar mediante el radar esta enigmática estructura y, quizá, podamos estar en condiciones de afirmar definitivamente si se trata, o no, de la primera muestra de actividad volcánica en esta extraordinaria luna. Si no lo es, resulta plausible suponer que, con el tiempo, llegará la evidencia de tal actividad, porque los indicios así lo sugieren (de lo contrario, ¿cómo explicar fehacientemente el origen del metano en este satélite?); si lo es, Titán continuará siendo el foco de atención del sistema de Saturno durante muchos años más: porque, hace casi 4.000 millones de años, la vida en la Tierra nació gracias al empuje de las fuerzas internas del planeta. ¿Quién nos dice que en Titán no puede estar sucediendo lo mismo?.
Bibliografía
- http://saturn.jpl.nasa.gov/news/press-release-details.cfm?newsID=579
- http://www.jpl.nasa.gov/news/news.cfm?release=2005-096
- http://www.nasa.gov/mission_pages/cassini/media/cassini-060805.html
- http://wwwvims.lpl.arizona.edu/
- http://saturn.jpl.nasa.gov/
 
Jesús Salvador Giner
Asociación Astronómica de la Safor
Gandía, Valencia, España, 18 de Agosto de 2005.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Portada Acerca de... Índice Contacto Links