Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
Redacción
Enterrada a unos 300 m de profundidad, debajo de la sierra de Naica en el desierto mexicano de Chihuahua, se encuentra la «Cueva de los Cristales Gigantes», que quizás sea el lugar más exótico y fascinante que la naturaleza ha podido crear en este planeta.
s la Capilla Sixtina de la cristalografía..., y también un lugar en el que Superman se sentiría como en casa”, comenta Juan Manuel García Ruiz. El geólogo, especialista en cristales, anunció en Abril de 2007 que él y su equipo de investigadores habían descubierto cómo los minerales de la Cueva de los Cristales Gigantes lograron adquirir sus formas monumentales.

La cueva fue descubierta en Abril del 2000 por los hermanos Eloy y Javier Delgado, dos trabajadores de la minera Industrias Peñoles, cuando excavaban una nueva galería en el nivel –290. Muy afortunadamente, y asombrados por el espectáculo que contemplaron, detuvieron los trabajos y se tomaron medidas para preservar la integridad de la cueva.

“No hay otro lugar en el planeta donde el mundo mineral se revele con tal belleza”, dice García Ruiz de la Universidad de Granada (España), quien desde el 2001 viene estudiando este increíble lugar.

“Cuando entré por primera vez en la cueva me sorprendió un golpe de calor húmedo que empañó los vidrios de mis gafas y me dejó aturdido. Al recuperarme me di cuenta de que me encontraba delante del mayor espectáculo del mundo mineral. La cueva tiene unas dimensiones de unos 35 metros de largo por 20 de ancho y una altura media de unos ocho metros. Su suelo, como también parte de las paredes y el techo, estaba cubierto de enormes bloques cristalinos de nuestra altura, de los que salían cristales como grandes vigas de más diez metros de longitud atravesando la cueva con su arrogante geometría mineral”, dijo recientemente García Ruiz al periódico español El País.
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
Esta imagen multiespectral ASTER de la sierra de Naica fue obtenida el 16 de Febrero de 2004. Cubre un área de 26 x 23,5 km, y está localizada cerca de los 27,8 grados latitud norte, 105,5 grados longitud oeste. La imagen usa las bandas SWIR 4, 6, y 8 en los canales RGB. La piedra caliza se muestra en colores amarillo-verde, y la vegetación en rojo. (NASA/GSFC/METI/ERSDAC/JAROS, y U.S./Japan ASTER Science Team) Click para ampliar...!
Abajo: Una imagen del interior de la Cueva de los Cristales Gigantes de Naica. (Thatcrystalsite.com) Click para ampliar...!
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
La cueva es una cavidad en la piedra caliza con forma de herradura, y contiene los cristales naturales más grandes descubiertos hasta el presente, algunos de los cuales llegan a tener unas dimensiones descomunales: 11-12 m de longitud, ~2 m de diámetro y unas 55 tn de peso (!!). Por esas casualidades, lo que a primera vista se observa en la cueva hace recordar a una escenografía montada para la película “El retorno de Superman”. Pero a pesar de su belleza, no es un lugar para estar mucho tiempo ya que las condiciones ambientales allí son extremas: la temperatura ronda los 50°C, con una humedad superior al 90%. Excepto Superman, una persona sin el equipo adecuado no sobreviviría en la cueva por muchos minutos. Lo que se dice, una belleza potencialmente mortal.
Actividad Volcánica
Pero, ¿cómo se formó esta cueva?. Según la teoría de formación propuesta por García Ruiz, todo comenzó unos treinta millones de años atrás. Entonces, una intrusión de magma en ascenso empujó a las rocas calizas de la sierra de Naica, impregnándolas con un fluido ácido y caliente cargado de metales (el complejo minero de Naica contiene algunos de los depósitos más importantes del mundo de plata, zinc, y plomo). Cuando en este proceso de mineralización de la sierra de Naica la temperatura alcanzó aproximadamente los 250°C, se formó la anhidrita, mineral que no tiene mucho valor económico pero que fue clave para la formación futura de los “cristales gigantes de yeso” (o también llamados cristales de selenita).

Pero esta intrusión de magma fue perdiendo fuerza, por lo que la temperatura de la roca comenzó a bajar. Se estima que la intrusión de magma se detuvo a unos 3000 m de la superficie; su calor residual es el que hoy en día calienta la roca y el agua que corre en el interior de la sierra de Naica. “El momento crítico ocurrió cuando la montaña se enfrió por debajo de la temperatura a la que la anhidrita deja de ser estable para transformarse en yeso, teóricamente a 58°C, aunque nuestros estudios están refinando ese dato”, dice García Ruiz. A esta temperatura el agua subterránea comenzó a disolver lentamente a la anhidrita, y las aguas se enriquecieron con moléculas de sulfato y de calcio que con el tiempo y por deposición fueron formando los cristales de yeso.
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
La cueva es una cavidad en la piedra caliza con forma de herradura, y contiene los cristales naturales más grandes descubiertos hasta
el presente. Click para ampliar...!
 
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
Algunos cristales de la cueva llegan a tener unas dimensiones descomunales: 11-12 m de longitud, ~2 m de diámetro y unas 55 tn de peso. Para tener una idea del tamaño de estos bloques, en la imagen un semicírculo indica la presencia de dos exploradores (!!). Click para ampliar...!
 
La Cueva de los Cristales Gigantes de Naica
A pesar de su belleza, la Cueva de los Cristales Gigantes de Naica no es un lugar para estar mucho tiempo, ya que las condiciones ambientales allí son extremas: la temperatura ronda los 50°C, con una humedad superior al 90%. Una persona sin el equipo adecuado no sobreviviría en la cueva por muchos minutos. Click para ampliar...!
Análisis isotópicos realizados a las muestras de Naica confirmaron que las moléculas de los cristales de yeso eran originalmente las de la anhidrita y las mismas de las aguas actuales, lo que implicaba que actualmente se debería estar disolviendo anhidrita y formando yeso. Las investigaciones de García Ruiz y su equipo también incluyeron el análisis del líquido que se encuentra en pequeñas cavidades (burbujas) en el interior de los cristales. Este líquido es el mismo que formó a los cristales, por lo que su estudio era de vital importancia. De acuerdo a García Ruiz, se pudo determinar que las aguas que dieron origen a los cristales “no eran ácidas como las que mineralizaron la plata y el plomo que se extraen en la mina, sino más parecidas a las que ahora fluyen por el interior de la montaña de Naica”. Además se pudo estimar la temperatura a la que se formaron los cristales, que resultó ser de alrededor 56°C. Pero, en este escenario sólo se habrían formado muy pocos cristales. “Si la temperatura hubiera bajado más se habrían formado muchos más cristales más pequeños, que fue lo que pasó en la Cueva de las Espadas”, añade García Ruiz. La Cueva de las Espadas se encuentra a 120 m de profundidad, por lo que es más fría. Los cristales de esta cueva típicamente tienen una longitud de aproximadamente 2 m, y son más numerosos.

La sierra de Naica está asentada sobre un conjunto de fallas, las cuales son recorridas por el agua subterránea creando cavidades donde se pueden desarrollar cristales. “No hay límite para el tamaño que un cristal puede alcanzar”, dice García Ruiz. Todo depende que durante un tiempo prolongado se mantengan las condiciones adecuadas. En el caso de la Cueva de los Cristales Gigantes, estas condiciones se tienen que haber mantenido por cientos de miles de años. Para la Cueva de las Espadas estas condiciones deben haber desaparecido más rápidamente, por lo que los cristales alcanzaron un tamaño menor. El mecanismo de formación es del tipo “autoalimentado”, porque si bien las aguas van perdiendo sulfato y calcio a medida que los cristales de yeso crecen, los recuperan al disolverse la anhidrita.
El Futuro
Aprovechando las extremas condiciones que imperan en el interior de la Cueva de los Cristales Gigantes, la misma es visitada periódicamente por diversos investigadores. Chris McKay, un científico planetario del Ames Research Center (NASA), ha trabajado en su interior en la búsqueda de evidencias de vida. McKay se ha valido de instrumental especial (un espectrómetro Raman), el cual puede servir para la búsqueda de vida en otros mundos.

Es decir, más allá del espectáculo estético que representa, el principal valor de la Cueva de los Cristales Gigantes es científico. Sin embargo su futuro es incierto. Si esta cueva puede ser visitada, es porque las operaciones de bombeo de la compañía minera la mantiene libre de agua. Si se deja de extraer el agua de su interior, la cueva nuevamente quedará sumergida, y los cristales de nuevo comenzarán a crecer.

¿Qué se debe hacer? ¿Seguir con las operaciones de bombeo para permitir que futuras generaciones de humanos puedan contemplar este espectáculo de la naturaleza? ¿O se tienen que restaurar las condiciones originales para que los cristales continúen creciendo?. García Ruiz ha recomendado a la compañía minera que continúe preservando a la cueva, ya que es “remota” la posibilidad de encontrar en el mundo otro lugar como éste, donde se den las condiciones para el crecimiento de cristales gigantes de yeso. Es más, García Ruiz cree que a mayores profundidades pueden existir otras cuevas, con cristales aun más grandes...
Video de la Cueva de los Cristales Gigantes de Naica.
Fuente: Juan Manuel García Ruiz / Elpais.es, National Geographic News y Earthmagazine.org
Traducción: Wilfredo Orozco
 
Mendoza, Argentina, 25 de Diciembre de 2008.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links