Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
El misterio de las Tectitas
Maximiliano C. L. Rocca
as tectitas son pequeños objetos naturales compuestos de vidrio de color verde, gris o negro. Ellas aparecen solamente en áreas limitadas de nuestro planeta Tierra que se conocen como "campos de tectitas". Están ellas compuestas casi por completo del elemento Silicio. Hasta la fecha, se conocen en el mundo cuatro campos donde aparecen las tectitas. Ellos son:
Norteamérica (Edad estimada por radio-datación de las tectitas: 35 Millones de años). Se las conoce como "Georgitas y Bediasitas" y son siempre negras.
Europa Central (Edad: 15 Ma.). Son las llamadas "Moldavitas" que presentan un hermoso color verde botella.
Costa del Marfil (1,1 Ma.). Son de color negro a pardo.
Australasia (Edad: 0,8 Ma.). Comprenden las llamadas "Australitas, Javanitas e Indochinitas" y son siempre de vidrio de color negro o pardo. Este último campo de tectitas es el mayor del mundo abarcando una área enorme del Sur Este de Asia y Australia.
Principales campos de tectitas.
Principales campos de tectitas.
"Indochinitas"
Tectitas del tipo "Indochinitas".
 
"Moldavita"
Tectita del tipo "Moldavita".
A su vez las tectitas en sí mismas se dividen de acuerdo a sus características físicas y químicas en cuatro tipos o grupos:
Tectitas Normales o de Forma "Splash", léase de tipo "salpicadura". Nunca superan los 25 cm de tamaño y se muestran con formas de gotas o líquidos solidificados en vuelo. Las tectitas tipo splash son las mejor conocidas y son muy comunes en el campo de Australasia. Allí aparecen en una enorme variedad de formas: esferas, elipses, gotas, lágrimas, forma de pesas y discos. La mayor tectita tipo splash conocida es una esfera de 1,07 kg y 10 cm de diámetro descubierta en el Coco Grove de la isla de Luzón en las Filipinas.
Tectitas aerodinámicamente moldeadas. Son raras y pequeñas. Muestran evidencia de haber sido moldeadas en vuelo por fuerzas aerodinámicas de fricción.
Tectitas estratificadas o tectitas tipo Muong Nong. Se trata de tectitas que muestran varias capas estratificadas de vidrio de distinta transparencia y características
físico-químicas. Toman su nombre de la localidad de Muong Nong en Laos, Indochina, que fue el primer lugar donde se las encontró. Pueden pesar hasta 28 kg.
Microtectitas: Son idénticas a las del tipo splash en cuanto a formas, pero miden siempre menos de un par de milímetros. Pueden medir tan sólo unas milésimas de milímetro.
Es claro que las tectitas se han formado a partir de un material fundido por un enorme calor que luego se lanzó al aire a gran velocidad, para luego enfriarse muy rápido y formar así vidrio.
Hipótesis sobre su origen
Las hipótesis que han sido estudiadas en cuanto a su origen de las tectitas son las siguientes:

1- Erupciones volcánicas de tipo explosivo en la Tierra o en la Luna.
2- Impacto de meteoritos gigantes en la Luna.
3- Impacto de meteoritos gigantes en la Tierra.

La hipótesis #1 ha sido, hasta a la fecha, totalmente descartada a partir del análisis geológico y el estudio atómico de los isótopos contenidos en las tectitas. Ningún material volcánico ni lunar ni terrestre se ajusta a la composición isotópica de las tectitas. Por sobre todo, el contenido de agua de las tectitas es tan bajo que no encaja con el de ningún vidrio volcánico terrestre.

Por otra parte, los isótopos muestran claramente que las tectitas no vienen de la Luna. Es decir que se debe descartar la hipótesis #2.

Esto nos deja con la hipótesis #3, que se ajusta a las características geoquímicas y atómicas de las tectitas: serían material fundido y salpicado durante los impactos de meteoritos gigantes en la Tierra.

Explosión nuclear.
Veremos ahora las características de un material artificial que se asemeja enormemente con las tectitas: el vidrio de la bomba atómica.

Aunque resulte sorprendente, el material más parecido conocido similar a las tectitas es el vidrio que se forma luego de una explosión termonuclear o atómica a partir del material del suelo terrestre fundido por el intenso calor.

Las tectitas comparten con el vidrio de la bomba atómica muchas características tales como:

Color y transparencia.
Formas.
Características petrográficas como la presencia de inclusiones compuestas por granos
minerales de Cuarzo, Cristobalita y Lechatelierita.
Un bajísimo contenido de agua. Menos de una milésima por ciento en peso.
Idénticos índices de Óxido-Reducción en el Hierro contenido de tipo Ferroso-Férrico.
Niveles de magnetismo residual.

¿Serán tal vez las tectitas el producto de una guerra atómica prehistórica? Si sólo vemos la información geoquímica y atómica podríamos estar tentados a responder que "". Pero, siendo sensatos, deberemos responder "No!!". Toda la evidencia arqueológica y
paleo-antropológica nos demuestra claramente que no hubo nunca en el pasado una civilización capaz de desarrollar la tecnología atómica.

¿Dónde están sus ciudades y sus restos culturales?

Lo que ocurre es que el impacto de meteoritos gigantes es un proceso natural que actúa muy parecido a la detonación de un arma nuclear. Así de simple... Esto es, en ambos casos se liberan cantidades colosales de energía en sólo una fracción de segundo. Esa energía se libera como calor que funde el suelo terrestre y luego de ser salpicada al aire se enfría formando vidrio natural tipo tectita. En promedio un asteroide de medio kilómetro de diámetro moviéndose a 20 km/s liberará al impactar contra la superficie terrestre unos
25 000 megatones de energía (1 megatón es un millón de toneladas de TNT).

Para dar una idea, una bomba termonuclear de Hidrógeno libera al detonar unos 20 megatones de energía. La diferencia entre los impactos y otros procesos geológicos terrestres está en la velocidad con que se libera la energía. En un impacto esta última se libera virtualmente en forma instantánea. Una estructura de impacto de 200 km de diámetro, por ejemplo, se forma en... ¡sólo 10 minutos!.

Al chocar, la ENERGIA CINÉTICA del asteroide se transforma en la llamada ONDA DE SHOCK. Ella consiste en un pico de altísima presión (desde 100 000 hasta 5 millones de veces la presión atmosférica normal) que se propaga velozmente (a varios kilómetros por segundo) a partir del punto de impacto. Tanto el suelo terrestre como el asteroide que chocó sufren sus efectos. A medida que la ONDA DE SHOCK se propaga va perdiendo fuerza con la distancia, pero, enormes volúmenes de roca son astillados, deformados, triturados, fundidos, proyectados hacia el cielo y hasta vaporizados... en sólo unos segundos. Las temperaturas, en la zona de impacto, pueden superar los miles de grados Centígrados. Curiosamente, del asteroide que chocó no sobrevive nada. Toda su masa se transforma en vapor como consecuencia de los efectos del paso de la ONDA DE SHOCK que lo castiga.

A consecuencia del impacto se forma una cicatriz en la superficie terrestre con forma de cuenco circular llamada CRÁTER o ESTRUCTURA de IMPACTO. En promedio, un asteroide abre un cráter cuyo diámetro es igual a 20 veces su propio diámetro. Ejemplo: Una roca de 1 km de diámetro abrirá un cráter de 20 km. Ya se han catalogado unas 200 estructuras y cráteres de impacto sobre la Tierra que tienen desde unas decenas de metros hasta cientos de kilómetros de diámetro.
Crateres Global.
Ubicación geográfica de las principales estructuras de impacto.
Si las tectitas se forman por causa de impactos de asteroides con la superficie terrestre entonces debería haber cráteres asociados a los campos de tectitas. Existen en verdad ya tres cráteres que han sido asociados con los campos de tectitas. Ellos son:
El cráter de Chesapeake Bay (Diámetro: 90 km) en USA con las tectitas de Norteamérica.
El cráter Ries (Diámetro: 24 km) de Alemania con las Moldavitas.
El cráter Bosumtwi (Diámetro: 10 km) en Ghana con las tectitas de Costa del Marfil.
No se ha descubierto aún un cráter que pueda ser asociado con las tectitas de Australasia.

Tanto en sus edades como en su composición atómica isotópica, estos tres cráteres son sin duda la fuente de las tectitas de los respectivos campos de tectitas mencionados.

Según parece, durante la etapa de contacto entre el asteroide que cae desde el cielo y la superficie, el material terrestre se funde como consecuencia de la onda de shock y se proyecta hacia fuera en forma de gas o líquido. Este gas o líquido se enfría luego bruscamente al alcanzar altura en la atmósfera terrestre, para crear así las tectitas que luego vuelven a caer sobre la superficie terrestre formando los campos de tectitas. Ahora bien, ¿por qué no todos los cráteres de impacto forman campos de tectitas? Nadie lo sabe. Pero, se sospecha que esto está relacionado con la velocidad de impacto y el ángulo de choque. Futuros estudios de las tectitas arrojarán más luz sobre el mecanismo de su origen.
 
Capital Federal, Buenos Aires, Argentina, 07 de Abril de 2005.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Click para ampliar!