Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Sobre la evolución geológica marciana
Antonio González Brito

SOBRE LA EVOLUCIÓN GEOLÓGICA MARCIANA
Marte es, sin duda, de todos los acompañantes de nuestro Sol, el que más posibilidades ofrece de albergar vida, presente o bien "congelada" en restos fósiles. En el presente trabajo nos centraremos en algunos aspectos de su evolución geológica, dejando seguramente para otros momentos la inquietante cuestión de la vida en el mismo.
(Imagen: Las "Islas" de Chryse Planitia
Orbitador Viking I - JPL/NASA)

as imágenes de Marte que por distintos medios se han obtenido hasta el momento, parecen demostrar la existencia de marcados fenómenos erosivos en el planeta, muchos de ellos casi con certeza de origen fluvial. Pero dado que de hecho en la actualidad Marte se puede considerar como un gigantesco desierto, surge lógicamente la pregunta ¿Qué ha pasado con esa vasta cantidad de agua que se supone alguna vez tuvo? Se han formulado numerosas teorías para tratar de explicar su actual escasez en el planeta. El agua en Marte se encuentra primordialmente en los polos, pero se puede añadir también pequeñas cantidades existentes en su tenue atmósfera, o la que eventualmente existe en acuíferos del suelo, o en la forma de permafrost.

De todas maneras, los cálculos realizados indican que para producir los signos erosivos que se observan, debió existir una cantidad mayor de agua de la que teóricamente existe hoy. Tal vez la escasa gravedad del planeta haya permitido el lento escape de gases al espacio, o quizás algún evento catastrófico de origen celeste haya desencadenado una serie de eventos que modificó drásticamente las condiciones globales de Marte. ¿Puede nuestro planeta esperar un destino similar...?
SOBRE LA EVOLUCIÓN GEOLÓGICA MARCIANA
Mapa topográfico global de Marte. Las cotas están codificadas en color.
Este mapa fue creado a partir de los datos transmitidos por la sonda Mars Global Surveyor, y adquiridos con su instrumento llamado "Mars Orbiter Laser Altimeter" (MOLA).
(Imagen: NASA/Goddard Space Flight Center)
Supongamos que tras la acreción tenemos un planeta con una atmósfera densa y cálida, en comparación con la de hoy. La escorrentía en determinadas zonas habría dado lugar con el tiempo a importantes estructuras erosivas. Los aportes de material extraído se encuentran en la actualidad en las zonas de desagüe del hemisferio norte. Sin embargo, ya desde los primeros tiempos desde su formación, el planeta rojo fue objeto de innumerables impactos de meteoritos cuyas huellas son claramente visibles en la actualidad -este no es un hecho relevante, el mismo fenómeno es común a todo el Sistema Solar- pero esto, unido a la pequeña proporción del planeta fue mermando ya desde muy pronto la densidad de su atmósfera. De particular importancia, son los impactos a escala planetaria que sufrió Marte. Uno de los últimos de estos grandes impactos, fue el que daría lugar al cráter Argyre Planitia. Este cráter, de unos 800 km de diámetro, es geológicamente reciente y probablemente es el responsable de los más importantes cambios en la superficie del planeta. Las consecuencias del impacto de Argyre se hicieron notar más al norte, en torno al ecuador marciano, en la gran prominencia de Tharsis. Esto tendría importantes consecuencias en el devenir geológico del planeta.

Llegados a este punto, cabe resaltar que la zona que tratamos es la más joven del planeta, los otros dos cráteres más destacados, Hellas Planitia e Isidis Planitia, son mucho más antiguos, como lo demuestra la elevada craterización observada. Por tanto los sucesos en torno a la zona de Argyre tienen sin duda un peso importante en la última fase geológica, tras la cual se acentúan las actuales condiciones que reinan en este pequeño mundo.

Podemos suponer a la vista de los mapas tridimensionales que se disponen, que en un principio la escorrentía desaguaba por el llamado Valles Marineris, que discurre casi en paralelo al ecuador marciano. Tras el impacto del cráter Argyre -cuyo ángulo de choque debió de tener una escasa inclinación, o bien afectó a una zona de desnivel previo importante, o simplemente ambos a la vez- toda la gran meseta de Tharsis sufrió una importante elevación. Es probable que esta zona volcánica en sus bordes sufriera un aumento brusco de actividad dando lugar a los grandes volcanes, esto parece a la vista de su paralelismo con el borde norte del cráter. La nueva elevación afectó también al tramo medio del Valle Marineris, en modo tal que se produce un desvío en la escorrentía dirigiéndose ahora al norte, alejándose de la zona de impacto hacia terrenos de menor altitud, perpendicularmente al curso principal. Sin embargo ahora, la atmósfera marciana habría quedado fatalmente tocada. Tras el impacto habría perdido buena parte de su densidad al ser expelidos al espacio exterior parte de sus gases constituyentes. Esto sería la causa de su paulatino enfriamiento, hasta los valores actuales que no permiten prácticamente la existencia de agua líquida, salvo probablemente en primavera-verano y sólo en las zonas más bajas, reduciéndose así la escorrentía a la mínima expresión.
SOBRE LA EVOLUCIÓN GEOLÓGICA MARCIANA
Detalle del mapa anterior, donde se muestra con mayor resolución la zona de interés. Para una mayor claridad, se han omitido los nombres de los principales accidentes topográficos.
(Imagen: NASA/Goddard Space Flight Center)
Se ha supuesto a la vista de los últimos datos obtenidos, que la ausencia de carbonatos demuestra la inexistencia de agua en el planeta en cantidades importantes. Sin embargo, estos carbonatos pueden yacer bajo los sedimentos volcánicos, o haber desaparecido por los numerosos impactos meteoríticos y las elevadas temperaturas a que éstos dieron lugar. Incluso podría haber participado en esta desaparición el llamado "viento solar", dando lugar a una nueva atmósfera de dióxido de carbono a partir de la descomposición de estos carbonatos por la supuesta influencia de las partículas que este viento arrastraría hasta la superficie del planeta.

Igualmente a menudo se afirma que la presencia de olivino juega a favor de la idea de un Marte sin importantes cantidades de agua. No obstante, los distintos estadios evolutivos por los que ha pasado el planeta permiten explicar este hecho perfectamente, ya que los fenómenos eruptivos o también parte de los impactos externos son contemporáneos a los hechos relatados, coincidentes además con el inicio de las condiciones actuales del planeta, por lo que el olivino creado por estos eventos no habría sido alterado por el agua, al contrario de los carbonatos que o bien fueron cubiertos o descompuestos por los mismos fenómenos u otros que dieron lugar al olivino, cuyo efecto aumentaría con la perdida de atmósfera.
SOBRE LA EVOLUCIÓN GEOLÓGICA MARCIANA
Simulación 3D del cráter Argyre, realizada con datos del altímetro láser de la Mars Global Surveyor.
NOTA: Este artículo intenta brindar simplemente una nueva idea, abierta al debate, sobre lo que pudo ocurrir con el agua y la atmósfera en nuestro famoso vecino planetario, quedando pendiente para futuros trabajos su confirmación o modificación.
 
Canarias, España, 27 de Diciembre de 2003.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links