Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Todo lo que todavía no sabemos
Alberto González Fairén

l principio de la película “Hombres de negro” (1997), K, el personaje interpretado por Tommy Lee Jones, le espeta un inolvidable pequeño monólogo en Battery Park a su discípulo J, en la piel de Will Smith. K dice: “Hace mil quinientos años, todo el mundo sabía que la Tierra era el centro del universo; hace quinientos años, todo el mundo sabía que la Tierra era plana; y hace quince minutos, tú sabías que los humanos somos los únicos seres inteligentes sobre la Tierra. Imagina lo que sabrás mañana”. Esta reflexión de K, el agente secreto al cargo de la vigilancia de los alienígenas refugiados en una Tierra de ficción, se verifica en la realidad mes tras mes. Un rápido vistazo a las investigaciones más sobresalientes publicadas después del pasado verano reforzaría las convicciones de K.

¿Sabía K el número de árboles que hay en la Tierra? Parece una pregunta elemental, ¿no es cierto? Sin embargo, no hemos tenido una respuesta aproximadamente correcta hasta hace unas semanas. Hasta ahora, las estimaciones más precisas del número de árboles en nuestro planeta se obtenían a partir de imágenes por satélite de las áreas forestales, un método de escasa precisión. En septiembre de este año, un equipo internacional liderado por Thomas Crowther, de Yale, estimó la densidad arbórea global analizando más de 400.000 áreas repartidas por todo el mundo. Concluyeron que en la Tierra hay más de 3 billones de árboles (Figura 1), ocho veces más de lo que se pensaba. Buenas noticias, aparentemente. Sin embargo, el estudio también determinó que este número es aproximadamente la mitad del que existía antes del inicio de la civilización humana, que destruye una media de 15.000 millones de árboles al año. Y estas son malas noticias.
Las mayores áreas forestales...
Figura 1: Las mayores áreas forestales de la Tierra se encuentran en los trópicos, donde habita cerca del 43% de los árboles de todo el mundo; el 24% está en las regiones boreales, y el 22% en las zonas templadas. Por densidad, las masas forestales más relevantes se encuentran en los bosques boreales de las regiones subárticas de Rusia, Escandinavia y Norteamérica. (Crowther et al., 2015) Click para ampliar!
Otra pregunta básica para poder comprender el futuro de nuestro hogar planetario es el ritmo al que se enfría el interior de la Tierra, un dato que sin duda K también desconocía en 1997, porque no hemos tenido una respuesta convincente hasta este año. Durante las últimas décadas, ha quedado sobradamente establecida la existencia de enormes columnas de roca fundida que ascienden desde el interior del planeta a través del manto terrestre hasta la corteza; sin embargo, el punto de origen de estos tubos de magma generaba un fuerte debate entre los que proponían un nacimiento en el núcleo y los que sostenían la existencia de puntos de partida más superficiales. En septiembre, el grupo de Scott French, de Berkeley, desveló la respuesta definitiva a esta controversia. Analizando el interior de la Tierra con técnicas similares a la resonancia magnética con la que los médicos pueden escrutar el interior de nuestro cuerpo, descubrieron que existen al menos 28 de estas grandes columnas de magma en el manto terrestre, que se originan efectivamente en el núcleo y que, por lo tanto, miden unos 3.000 km de longitud (Figura 2). La sorpresa vino al comprobar que los tubos tienen un diámetro de unos 600 a 800 km, más de tres veces la anchura asumida hasta ahora. Esto significa que la Tierra está enfriando su interior a una velocidad mucho mayor de la que imaginábamos.
Las 28 columnas de lava identificadas...
Figura 2: Las 28 columnas de lava identificadas este año, casi todas localizadas en regiones volcánicas.
(French et al., 2015) Click para ampliar!
Y es posible que K reflexionara, en la soledad de sus noches de guardián de una Tierra visitada con frecuencia por civilizaciones alienígenas, sobre el origen de la inteligencia humana. También el pasado septiembre Juan Luis Arsuaga, de la Universidad Complutense de Madrid, y sus colaboradores, publicaron la primera descripción completa del esqueleto postcraneal de los fósiles de homínidos del Pleistoceno medio hallados en la Sima de los Huesos, en Burgos. Una de las conclusiones más interesantes de su trabajo es la verificación de que la masa cerebral de estos primitivos burgaleses era inferior a la de los humanos modernos y a la de los neandertales. Es decir, que el proceso acelerado de encefalización que nos hace humanos, el incremento del tamaño de nuestro cerebro durante los últimos 200.000 años, se produjo a una velocidad similar y al mismo tiempo en nosotros y en los neandertales, dos especies diferentes que habitaban lugares geográficos distintos (Figura 3). Dos especies evolucionando para ser entidades conscientes de sí mismas de forma independiente en el mismo planeta y al mismo tiempo, y que sólo llegaron a conocerse muy poco antes de que una de ellas desapareciera para siempre. No sería una gran sorpresa para K, habituado a tratar con los exiliados de civilizaciones tecnológicamente avanzadas de otros planetas; pero sí lo es para los que no somos “hombres de negro”, tan acostumbrados a situarnos a nosotros mismos como punto culminante de un proceso lineal hacia la perfección de la inteligencia.

El monólogo de K en la película “Hombres de negro” es tan cierto que sobrepasa el ámbito de una entretenida comedia de ciencia ficción. El mes pasado descubrimos que la Tierra acoge un número de árboles muchísimo mayor de lo que pensábamos, pero que al mismo tiempo los estamos diezmando a un ritmo asombroso; aprendimos que el interior de la Tierra se está enfriando mucho más deprisa de lo imaginado; y averiguamos que nuestro cerebro, ese órgano que presumíamos que nos hace únicos y especiales entre todas las especies de seres vivos, tuvo un igual en nuestro propio planeta hace tan solo un instante en tiempo cósmico. Todo esto no lo sabíamos antes de irnos de vacaciones el pasado verano, y lo sabemos hoy. ¿Qué sabremos mañana?
Tamaño y forma del cerebro humano moderno...
Figura 3: Tamaño y forma del cerebro humano moderno (izquierda) y del neandertal. (I. Tattersall) Click para ampliar!
 
 
Madrid, España, 03 de Octubre de 2015.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog