Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
Los lagos de Europa
Alberto González Fairén
La corteza helada de Europa esconde grandes lagos de agua líquida a poca profundidad.
uropa es el más pequeño de los satélites Galileanos de Júpiter. Su superficie está constituida por una capa de hielo de agua cuyo espesor es objeto de debate: algunos modelos sugieren que es una cubierta gruesa, de 10 a 30 kilómetros de potencia, mientras otros resultados parecen indicar que solamente se trata de unos pocos kilómetros. Durante años, se ha especulado con la posibilidad de que bajo la capa de hielo se esconde un gran océano de agua líquida y salada, de magnitud varias veces superior a todos los océanos de la Tierra juntos. El agua se mantendría en estado líquido gracias a la energía mareal proporcionada por Júpiter, ya que Europa es el más interno de los satélites helados del gigante gaseoso. Europa fue estudiado en detalle por la sonda Galileo
(Figura 1), que fue enviada hacia el sistema de Júpiter en 1989 desde el transbordador Atlantis, y terminó sus días en 2003 desintegrándose en la atmósfera del gigante gaseoso, para evitar cualquier riesgo de contaminación de Europa con materiales terrestres, particularmente microorganismos.
La sonda Galileo
Figura 1: La sonda Galileo en órbita de Júpiter. (NASA)
La superficie de hielo de Europa es muy joven, y durante mucho tiempo los intentos por desvelar el origen de las múltiples fracturas que surcan toda la capa helada han sido en vano. Algunas zonas morfológicamente más complejas, denominadas “terrenos caóticos” (Figuras 2 y 3), han presentado dificultades añadidas para su descripción geológica. En estas zonas aproximadamente circulares, bloques de hielo cortical aparecen mezclados con diferentes materiales de composición diversa, como si fueran icebergs atrapados en un océano de salmueras y agua congeladas.

Para intentar desvelar el origen de los terrenos caóticos, el equipo de Britney Schmidt, de la Universidad de Texas, ha analizado cientos de imágenes tomadas por la sonda Galileo. Schmidt y colaboradores han concentrado sus investigaciones en dos terrenos caóticos concretos de la superficie de Europa, Conamara Chaos (Figura 2) y Thera Macula (Figura 3), y los han analizado comparándolos con la dinámica de los hielos, las salmueras y el agua en cráteres volcánicos escondidos bajo glaciares y en superficies heladas cubriendo masas líquidas de la Tierra. Su hipótesis de partida asume que la corteza de hielo de Europa es gruesa. Sus resultados indican que columnas de agua líquida más cálidas ascendiendo desde el núcleo rocoso de Europa hacia la superficie han inducido la fusión del hielo de la corteza por su cara interna, formando lagos de agua líquida en el interior de la corteza helada (Figura 4). Como la transformación del hielo en agua conlleva una reducción de volumen, el hielo alrededor de la bolsa de agua líquida se colapsa y fractura. Desde el exterior del satélite, lo que se observaría sería la formación de un terreno caótico en la superficie, incluyendo la emergencia de las salmueras internas sobre la corteza helada y la recongelación de todo el sistema. Este proceso explicaría a la perfección la morfología superficial de los terrenos caóticos. Como consecuencia, Europa podría esconder lagos de agua helada a tan solo 3 kilómetros de la superficie. Los terrenos caóticos aparecen distribuidos globalmente por toda la superficie del satélite, indicando que la existencia de lagos en el interior de la corteza helada puede ser un fenómeno bastante común en Europa. Cada uno de los lagos subsuperficiales de Europa albergaría un volumen de agua líquida comparable al de los Grandes Lagos de América del Norte.
Conamara Chaos
Figura 2: Conamara Chaos. Los colores cálidos indican mayores elevaciones. (Schmidt et al., 2011)
Thera Macula
Figura 3: Thera Macula. Los colores cálidos indican mayores elevaciones. (Schmidt et al., 2011)
Una corteza helada de sólo 3 km de espesor parece accesible para ser perforada en un futuro próximo, en busca de huellas de una posible biosfera en el océano de Europa. Esta posibilidad tiene gran interés, ya que el modelo de Schmidt implica un intercambio de materiales importante entre la cubierta de hielo y el océano subsuperficial, que de esta forma no estaría completamente aislado; por el contrario, el transporte de nutrientes y energía sería factible.

Los resultados de Schmidt indican además que Thera Macula se encuentra en pleno proceso de deformación en la actualidad. Este extremo podría ser confirmado mediante nuevas imágenes de la superficie, ya que la modificación morfológica superficial derivada de la formación activa del terreno caótico podría ser verificada con la toma de nuevas colecciones de imágenes.
Lagos Europa estructura
Figura 4: Estructura de los lagos de la corteza helada de Europa. (B. Schmidt/Dead Pixel VFX/University of Texas at Austin)
 
 
San Francisco (California), EEUU, 27 de Diciembre de 2011.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog