Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Retrasando el reloj de la historia de la vida
Alberto González Fairén

¿Apareció la vida en la Tierra hace más de 4.000 millones de años?
l registro fósil ofrece muy pocos restos anteriores a 1.000 millones de años, y por eso la interpretación de la historia de la vida en la Tierra es complicada, y está sometida a cambios constantes. Recientemente, una serie de descubrimientos invitan a echar hacia atrás en el tiempo algunos de los eventos más significativos de la evolución biológica.

Para empezar, en agosto del año pasado, el equipo de Elizabeth Bell, de UCLA, presentó su descubrimiento de fósiles de estromatolitos de 4.100 millones de años. Los fósiles estaban escondidos bajo las nieves perpetuas del cratón de Isua, en Groenlandia. La casualidad de que el año pasado la primavera fuera precoz y templada, derritió los neveros justo cuando el equipo de Bell estaba inspeccionando las rocas.

Los fósiles de Isua tienen la característica forma cónica y las capas internas regulares que definen a los estromatolitos (Figura 1). Estas capas de colonias bacterianas se depositaron en aguas oceánicas someras. Aunque los fósiles siguen en estudio, porque se trata de un conjunto muy pequeño y poco extendido de restos.
Las huellas de los estromatolitos de Groenlandia
Figura 1: Las huellas de los estromatolitos de Groenlandia.
(Nutman et al., 2016) Click para ampliar!

No menos controvertidos son los fósiles de Quebec, Canadá, descritos por el equipo de Dominic Papineau del University College de Londres, en marzo de este año. Se trata de estructuras tubulares, descubiertas en rocas de 3.770 millones de años, similares a las que producen ciertas comunidades bacterianas en entornos hidrotermales actuales.

Los pequeños tubos están compuestos por filamentos de hematita, que forman ramificaciones y terminan en glóbulos (Figura 2). El equipo también identificó acumulaciones de grafito, calcio y fósforo. Son muy similares a los que producen las bacterias oxidantes del hierro en las fuentes hidrotermales de los fondos oceánicos. Sin embargo, la ortodoxia nos dice que en aquella época el oxígeno era muy escaso en la Tierra… a menos que los estromatolitos cianobacterianos de Bell sean auténticos, y representen la prueba de que cientos de millones de años antes de que las bacterias oxidantes del hierro de Quebec precisaran oxígeno, éste ya estaba siendo producido y acumulado por las cianobacterias de Isua.

Estructuras tubulares en Quebec
Figura 2: Estructuras tubulares en Quebec.
(Papineau et al., 2017) Click para ampliar!
Finalmente, también en marzo de este año, un equipo liderado por Stefan Bengtson, del Museo de Historia Natural de Suecia, descubrió en la India un par de fósiles de estromatolitos de 1.600 millones de años que contienen posibles restos de algas rojas.

Los fósiles de las algas muestran estructuras celulares bien preservadas, divididas en filamentos, que prueban que se trata de células eucarióticas. Además, las células exhiben orgánulos que parecen proto-cloroplastos, indicando que serían organismos fotosintéticos (Figura 3). Se trata de la vida vegetal más antigua que se ha localizado nunca, 400 millones de años más antigua que lo conocido hasta el momento.

Por lo tanto, el tiempo de la “vida visible” sobre la Tierra pudo comenzar mucho antes de lo que se pensaba. Al retrasar tanto el reloj biológico terrestre, descubrimos que la vida en la Tierra dejaba ya huellas aparentes en nuestro planeta durante la misma época en la que el agua en Marte era muy abundante. Si uno de nuestros rovers en Marte encontrara hoy estructuras similares a alguno de los controvertidos fósiles descritos en la Tierra durante el último año, ¿nos atreveríamos a catalogarlas como prueba de vida extraterrestre?
Imagen de rayos-X...
Figura 3: Imagen de rayos-X, en falso color, de los filamentos
de la India. (Bengston et al., 2017) Click para ampliar!
 
 
Madrid, España, 06 de Abril de 2017.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog