Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
La evolución actual del cerebro humano
Alberto González Fairén
El cerebro humano tiene un volumen medio de 1.350 centímetros cúbicos (variable entre individuos de 1.200 a 1.600 c.c.), proporcionalmente el más grande del reino animal, además de ser el más complejo. La evolución de nuestro cerebro comenzó algún momento después de que la línea evolutiva común del chimpancé y el ser humano se dividiera en dos, hace unos 5 o 6 millones de años, y hasta hace poco se asumía que había sido un proceso continuado que había persistido hasta el origen de los humanos modernos, hace unos 200.000 años. Sin embargo, parece que el cerebro humano es un órgano sometido a importantes cambios y que sigue evolucionando hoy en día.
os genes implicados en la regulación del crecimiento cerebral han continuado evolucionando hasta hace muy poco, y es muy posible que sigan haciéndolo hoy en día. Son los genes denominados microcefalín y ASPM, que controlan la proliferación y la diferenciación de los neuroblastos durante la neurogénesis. Se expresan principalmente en el cerebro, y su ausencia de funcionalidad causa microcefalia primaria (Figura 1), una patología por la cual el cerebro ve reducido su tamaño hasta un volumen de 400 c.c. y que afecta principalmente al córtex. Ambos genes han sido sometidos a una intensa selección natural positiva desde la separación humanos-chimpancés (Figura 2), y son los responsables del desmesurado crecimiento de nuestros cerebros. Y tales procesos selectivos de evolución adaptativa siguen operando actualmente sobre ambos genes, afectando al desarrollo de los cerebros humanos modernos en diferentes poblaciones, lo que verifica su plasticidad.
La evolución actual del cerebro humano
Figura 1: Al mutar, los genes microcefalín y ASPM causan microcefalia en humanos. A la derecha (b, d), cerebro infantil normal; a la izquierda (a, c), cerebro microcefálico. (W. Dobyns/University of Chicago).
La evolución actual del cerebro humano
Figura 2: Filogenia actual de humanos y antropomorfos modernos, que integra datos moleculares y morfológicos.
Para analizar la evolución contemporánea de nuestros cerebros, el equipo de Bruce Lahn, de la Universidad de Chicago, ha secuenciado el DNA de diversos tipos celulares representativos de la diversidad humana global. Para cada uno de los dos genes estudiados, han encontrado un alelo sorprendentemente frecuente en cada población humana. Tales frecuencias no pueden ser debidas a la deriva genética aleatoria o a la migración de las poblaciones, lo que sugiere que la causa última es la selección natural. Además, el análisis ha permitido estimar el momento de aparición de cada uno de los alelos y su distribución geográfica. Los resultados han deparado tremendas sorpresas.

El alelo favorecido del gen microcefalín (Figura 3) se fijó evolutivamente hace aproximadamente 37.000 años, momento de la aparición del arte y del comportamiento simbólico en Europa. Es mucho más común en Europa, Asia y América que en el África sub-sahariana. En un estudio detallado sobre 1.184 personas, el alelo apareció en proporciones superiores al 80% en los vascos, los italianos y los chinos Han, y en cerca del 100% de los colombianos de cualquier etnia, los Maya mejicanos y los Surui brasileños. Sin embargo, tenía frecuencias inferiores al 10% en los Zime de Camerún, en los Bantú de Kenia y en los Pigmeos del Congo, y de alrededor del 30% en los Masai de Tanzania. Este patrón puede ser debido a que el alelo apareciera en una pequeña población que migrara fuera de África sin cruzarse con otras poblaciones africanas, o a que apareciera en poblaciones ya asentadas fuera de África.
La evolución actual del cerebro humano
Figura 3: Estructura genética del gen microcefalín. (Evans et al., 2005).
El alelo favorecido del gen ASPM se fijó hace unos 5.800 años, justo antes de la construcción de las primeras ciudades en Oriente Próximo. Aunque en proporciones más equilibradas, un análisis sobre 1.186 personas demostró que es más común en Europa y Asia, llegando a porcentajes superiores al 40% en los vascos, en los Adygei del Cáucaso ruso, y en los beduinos, los Druze y los palestinos de Israel, y de hasta el 60% en los franceses, en los Kalash de Pakistán y en los Papúa de Nueva Guinea. Por el contrario, en los Mandenka de Senegal, los Zime de Camerún o en Colombia apenas llega al 10%, y no aparece en absoluto en las poblaciones de Bantú de Suráfrica, Pigmeos de la República Centroafricana o Surui brasileños. El caso del gen ASPM es particularmente relevante, ya que su edad tan joven y su distribución universal en las poblaciones humanas euroasiáticas indica que ha sido objeto de una enorme presión selectiva favorable en los últimos milenios, en época histórica.

El grupo de Lahn advierte que sus resultados son muy fáciles de malinterpretar y de manipular, y que las implicaciones sociales y éticas de sus investigaciones deben ser interpretadas con mucha cautela. Aunque fuera cierto que los alelos favorecidos de ambos genes han proporcionado ventajas adaptativas a las poblaciones que los portan en algunas funciones relacionadas con las capacidades cognoscitivas, esto no significa necesariamente que intervengan en el desarrollo de la inteligencia. La investigación actual del grupo de Lahn se centra precisamente en el estudio de seres humanos que portan los alelos favorecidos para determinar si su presencia en algunas poblaciones y no en otras conlleva algún tipo de ventaja intelectual o cultural para las primeras. De ser así, debe ser muy pequeña, ya que todos los seres humanos modernos normales tienen la misma capacidad de lenguaje y de expresión simbólica, porten el alelo que porten. Además, es muy importante recordar las reducidas dimensiones del estudio: se limita a dos alelos, lo que implica que otras poblaciones humanas pueden portar alelos diferentes en los mismos genes microcefalín y ASPM, o incluso tener alelos diferentes en otros genes, que confieran otras ventajas intelectuales o culturales que no presentan los grupos portadores de los alelos favorecidos descritos en el estudio de Lahn. El vasto campo de investigación que ha abierto el grupo de Lahn necesitará muchos años de desarrollo para empezar a derivar conclusiones generales sobre la evolución de la inteligencia humana.
 
 
Madrid, España, 17 de Agosto de 2006.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links