Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 

Compuestos orgánicos en Marte
Alberto González Fairén

Una tarea de búsqueda que ha durado varias décadas acaba de terminar: Curiosity ha encontrado compuestos orgánicos en la superficie de Marte.
l 16 de diciembre de 2014, el equipo científico del rover Curiosity ofreció una esperada rueda de prensa durante la reunión de la Unión Geofísica Americana en San Francisco. Era la última de John Grotzinger como director de la misión MSL, y no pudo despedirse mejor: Curiosity había confirmado la presencia de metano en la atmósfera de Marte y había encontrado por primera vez compuestos orgánicos en el subsuelo. Dos de las más relevantes cuestiones acerca de Marte, y dos de los motivos principales para la propia existencia de la misión MSL-Curiosity (Figura 1), encontraban finalmente respuesta.
Autorretrato del rover Curiosity
Figura 1: Autorretrato del rover Curiosity. (NASA/JPL) Click para ampliar!
La búsqueda de compuestos orgánicos en Marte se remonta al menos hasta los años setenta del pasado siglo, con los experimentos de las sondas Viking. Hasta ahora, todos los resultados habían sido, en el mejor de los casos, controvertidos. Curiosity ha buscado orgánicos en cuatro muestras recogidas durante su andadura por el cráter Gale: una tomada en una pequeña duna de arena, y tres obtenidas de los materiales extraídos del subsuelo en las tres perforaciones que ha realizado hasta la fecha. En tres de las cuatro muestras, no ha podido detectar compuestos orgánicos. Sin embargo, en la segunda perforación, encontró clorobenceno y dicloroalcanos, productos que se forman por la reacción entre el cloro y las moléculas orgánicas, presentes ambos en la superficie marciana. Este segundo punto de perforación se denominó Cumberland, y en muestras anteriores y posteriores a Cumberland no se han podido identificar compuestos orgánicos (Figura 2). Esta es la prueba definitiva de que estaban presentes en la muestra analizada, y de que no han sido llevados hasta allí en algún instrumento del rover. Su origen es imposible de determinar por el momento: podrían ser moléculas orgánicas indígenas de origen biológico, pero también hidrotermal, atmosférico o volcánico, o haber sido llevadas hasta el planeta a bordo de meteoritos o cometas.
Compuestos orgánicos únicamente en Cumberland
Figura 2: Compuestos orgánicos únicamente en Cumberland.
(NASA/JPL) Click para ampliar!
Toda esta historia se vuelve aún más compleja y más hermosa cuando se cruzan los datos con otras investigaciones paralelas de Curiosity. Particularmente, con la búsqueda de percloratos en Marte. Los percloratos son las sales del ácido perclórico (HClO4), sustancias sólidas compuestas por cloro y oxígeno que se disuelven fácilmente en agua. Al ser tan solubles en agua, su presencia es una pista fiable que informa sobre la extrema aridez de los lugares donde se encuentran. Los percloratos marcianos fueron descubiertos por primera vez con la sonda Phoenix en 2008 en las planicies del norte marciano (Figura 3). Al comparar los datos de los instrumentos APXS (capaz de medir el cloro) y SAM (que mide el oxígeno) de Curiosity, se aprecia una clara correlación entre el cloro y el oxígeno en todos los materiales analizados en las perforaciones efectuadas en Gale. Esta correlación es una prueba definitiva de la presencia de oxicloros en el subsuelo de Gale, posiblemente en forma de percloratos. Sumando los datos de Phoenix y Curiosity, obtenidos en lugares muy alejados entre sí y geológicamente muy distintos, la conclusión es inmediata: los percloratos parecen distribuidos de forma global en Marte.
Representación artística de la plataforma Phoenix...
Figura 3: Representación artística de la plataforma Phoenix
en las llanuras del norte marciano. (NASA)
Los datos de Curiosity permiten avanzar dos pasos más en esta historia, dos pasos de enorme importancia. En primer lugar, al ser compuestos muy solubles, los percloratos presentan una gran movilidad, por lo que pueden difundir fácilmente por suelos no consolidados. Pero las rocas que perforó Curiosity son compactas (Figura 4). Esto implica que percloratos formados recientemente no han podido infiltrarse en la roca consolidada, y que por tanto los percloratos que ha detectado Curiosity son compuestos que quedaron atrapados en el sedimento del que se formó la roca, y que han permanecido conservados en ella desde entonces. La conclusión es que la superficie de Marte ha sido rica en percloratos al menos desde los tiempos en que se formó Cumberland, hace 3.500 millones de años. Por lo tanto, Marte ha tenido una superficie muy oxidante y muy seca desde hace eones.

En segundo lugar, es conocido que los percloratos tienen la capacidad de oxidar los compuestos orgánicos, dejando tan sólo un residuo de CO2. Sorprendentemente, Curiosity ha detectado la más alta concentración de percloratos precisamente en Cumberland, en el mismo material donde ha aparecido la mayor abundancia de compuestos orgánicos. Por lo tanto, los compuestos orgánicos en el subsuelo marciano son capaces de resistir la presencia de oxidantes (como los percloratos) y las elevadas dosis de radiación. Ahora, finalmente, sabemos que la superficie de Marte conserva compuestos orgánicos y sabemos cómo buscarlos.
La perforación Cumberland en roca consolidada
Figura 4: La perforación Cumberland en roca consolidada.
(NASA) Click para ampliar!
 
 
Madrid, España, 05 de Febrero de 2015.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links Blog