Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
Nuevas evidencias de la presencia de agua líquida en el pasado de Marte
Redacción
l descubrimiento de depósitos de filosilicatos en Marte reabrió hace 5 años el debate sobre la existencia de agua líquida sobre la superficie del planeta en el pasado. Los filosilicatos son un tipo de minerales que sólo se forman en presencia de agua líquida abundante y sostenida en el tiempo. Además, el agua donde precipitan tiene generalmente un pH aproximadamente neutro, adecuado para la vida. Desde 2005, se han descubierto multitud de depósitos de filosilicatos, distribuidos ampliamente por toda la superficie de Marte, sobre todo en el interior de cráteres de impacto. La conclusión general era que los filosilicatos se habían formado en los primeros tiempos de la historia geológica de Marte, el periodo Noeico, habían sido recubiertos posteriormente por nuevos sedimentos, y los impactos de meteoritos los habían expuesto de nuevo. Sin embargo, este razonamiento carecía de ninguna comprobación experimental, y era únicamente una hipótesis de trabajo. La investigación publicada a principios de Julio de 2010 en PNAS por Alberto González Fairén (del Instituto SETI y el Centro de Investigación Ames de la NASA, ambos en California) y sus colaboradores de España, Francia, Italia, Alemania, Rusia y Estados Unidos presenta dos conclusiones fundamentales en relación a esta hipótesis.

Por un lado, demuestra por primera vez que las condiciones existentes durante y después del impacto de un meteorito sobre la superficie de Marte permiten la excavación y exposición de filosilicatos enterrados sin que sufran alteraciones sustanciales. Para ello, los investigadores han realizado dos pruebas diferentes: primero, en el laboratorio, han sometido muestras de filosilicatos similares a los marcianos a diversas temperaturas, con el ánimo de averiguar el rango térmico que pueden resistir los filosilicatos sin sufrir transformaciones de importancia; y después han empleado un modelo matemático para calcular la distribución de temperaturas en un cráter durante y después de un impacto. Sus conclusiones avalan la hipótesis inicial, esto es, que las temperaturas alcanzadas durante un impacto meteorítico no son, en general, lo suficientemente elevadas como para alterar los filosilicatos enterrados que son expuestos. Por lo tanto, los filosilicatos observados en cráteres de impacto en Marte son prueba de que el agua líquida fue abundante sobre la superficie del planeta al principio de su historia geológica.

Y, por otro lado, la investigación ha revelado que, en ciertos casos particulares, los filosilicatos preexistentes sí son destruidos como consecuencia del impacto meteorítico. Esto sucede únicamente en la zona central de los cráteres, donde las temperaturas son tan elevadas que cualquier material presente en la superficie impactada sufre alteraciones fundamentales en su composición y estructura. La investigación publicada en PNAS analiza depósitos de filosilicatos detectados por el espectrómetro CRISM de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter en el pico central de un cráter que los autores han denominado “Toro”. La localización de estos depósitos, así como sus relaciones estratigráficas analizadas mediante imágenes de alta resolución de la cámara HiRISE, también parte del orbitador Mars Reconnaissance Orbiter, demuestra que no se trata de sedimentos anteriores a la excavación de Toro. La investigación concluye que los filosilicatos presentes en el pico central de Toro fueron formados en un sistema hidrotermal generado por la energía del propio impacto que excavó el cráter. Los autores han calculado finalmente la edad de Toro, y han determinado que no es superior a 3.600 millones de años. El trabajo concluye que los filosilicatos del pico central de Toro prueban la presencia de agua líquida de origen hidrotermal en una época mucho más reciente, el periodo Hespérico. Es la primera vez que se presentan evidencias de agua líquida en Marte en cantidades importantes en tiempos post-Noeicos.
Filosilicatos en el cráter Toro
Filosilicatos en el cráter Toro. En color rojo, se representan sedimentos de esmectitas, que han sido expuestos por la excavación del cráter, y por lo tanto son minerales muy antiguos. En color verde se indican los depósitos de prehnita, formados en épocas más recientes en el sistema hidrotermal que generó la energía del impacto. (NASA)
 
Mendoza, Argentina, 06 de Julio de 2010.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@gmail.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links